Aviones ultralivianos para servicios agroindustriales

0
369
colombia_electrica_tecnologias_aviones_ultralivianos_agricultura_precision_2

En los últimos años a nivel nacional, la industria aeronáutica colombiana ha venido desarrollando procesos enfocados desde la ingeniería para la certificación de aeronaves dentro de la categoría de peso bruto máximo operacional (PBMO) inferior a 5700 Kg. Avances significativos y certificaciones han sido posibles gracias al tesón, motivación y apoyo de la Unidad Administrativa Especial de Aeronáutica Civil (UAEAC), y de algunos privados interesados en áreas específicas como la aviación deportiva, recreación y paisajismo; sin embargo, ha sido sólo hasta hace tres años, cuando la certificación de las aeronaves livianas de los operadores aéreos de la región del Valle del Cauca en la aplicación de productos agrícolas, sobre los campos de caña de azúcar de los ingenios del país, iniciaron con procesos de certificación, que buscan garantizar las máximas y mejores condiciones de operación y seguridad de las aeronaves en este sector.

colombia_electrica_toshi_nuñez_aviones_ultralivianos_sistemas_gestion

Entrevista a Toshiro Núñez, líder de equipo de ingeniería para la certificación de aviones ultralivianos

Toshiro Núñez, ingenierio aeronáutico, especialista en Sistemas Integrados de Gestión, es el líder del equipo de ingeniería de uno de los proyectos de certificación en aeronavegabilidad para este tipo de aeronaves.

En entrevista con COLOMBIA ELÉCTRICA, nos ha indicado de qué manera se ha desarrollado hasta la fecha este proyecto y los resultados que se esperan obtener a nivel de la aviación agrícola en Colombia y el impacto de ésta en el sector del agro:

COLOMBIA ELÉCTRICA. ¿En qué consiste el proceso de certificación de aeronaves ultralivianas para fumigación agrícola?

TOSHI NÚÑEZ: La Unidad Administrativa Especial de Aeronáutica Civil (UAEAC o Aerocivil), aproximadamente hace tres años atrás, acogió el modelo de certificación de aeronaves livianas europeo conocido como Certification Specifications for Very Light Aeroplanes (CS-VLA) de EASA, la autoridad aeronáutica de la Unión Europea. Aunque este tipo de modelo de certificación está dirigido al cumplimiento de requerimientos de diseño y construcción de aeronaves livianas, cuyo peso bruto máximo de operación no supere 750 Kilogramos, no abarca lo relativo a las características específicas para llevar a cabo las labores de aspersión y fumigación aérea en el país. Por esta razón la UAEAC, mediante los Reglamentos Aeronáuticos Colombianos (RAC) 27 y 137, estableció las condiciones para la operación y manejo de las empresas operadoras de éste tipo de aeronaves, articulándolos con el modelo de certificación de diseño y construcción europeo CS-VLA.

El desarrollo del proceso de certificación en aeronavegabilidad de éste tipo de aeronaves, significó desde su concepción un reto para la ingeniería aeronáutica en el país, ya que no se tenían precedentes de similares en toda la historia de la aviación nacional, lo cual ha exigido a lo largo del desarrollo del mismo grandes esfuerzos del equipo de ingeniería y del área de operaciones de la empresa.

Aerocivil acogió el modelo de certificación de aeronaves livianas europeo CS-VLA, articulándolo con los Reglamentos Aeronáuticos Colombianos 27 y 137, donde establece las condiciones para la operación de este tipo de aeronaves en aplicaciones de fumigación agrícola.

COLOMBIA ELÉCTRICA. ¿De quién es la iniciativa de llevar a cabo un proceso de certificación de un tipo de aeronave tan particular como ésta, para la fumigación agrícola en el país?

TOSHI NÚÑEZ: Fumicaña® Ltda. es uno de los principales operadores de aeronaves livianas en el país en el sector de la aplicación de servicios aéreos especiales, especialmente en la agricultura de precisión, la cual se encarga de asperjar productos agrícolas a varios de los ingenios de azúcar en la región del Valle del Cauca. Desde hace más de veinte años, el capitán O.E. García Castillo, propietario de la empresa, ha venido desarrollando un modelo de aeronave optimizado y adaptado, con altas prestaciones para las tareas de fumigación, aspersión y aplicación de productos para la agricultura de precisión. La aeronave de fumigación Agrícola Aero Agro AA-100 de Fumicaña® Ltda.  es el modelo sobre el cual se han venido desarrollando las pruebas y ensayos demostrativos a nivel estructural, de vuelo, y de seguridad operacional ante la Aerocivil, estando hoy día en un porcentaje de avance superior al 70%.

Fumicaña® LTDA es uno de los principales operadores de aeronaves livianas en el país en el sector de servicios aéreos especiales y agricultura de precisión.

COLOMBIA ELÉCTRICA. ¿Qué se espera de este tipo de proyectos una vez haya concluido, y se cuente por parte de la Aerocivil con un permiso de operación o certificado que le permita seguir operando?

TOSHI NÚÑEZ: Bueno, antes de eso, es necesario entender que éste tipo de aeronaves y en especial el modelo Aero Agro AA-100, a diferencia de las aeronaves convencionales de fumigación que se conocen, poseen un desempeño muy distinto, es decir, la ventaja comparativa más relevante, que radica en su muy baja velocidad de vuelo, permite que la aplicación de productos químicos agrícolas cuenten con una precisión superior al 90%, lo que implica en la disminución de costos operacionales para empresario del agro y el operador aéreo, el muy bajo impacto ambiental, además, a nivel de diseño, dado su pequeño tamaño, los costos asociados a fabricación, mantenimiento y reparación, son significativamente bajos. Sin embargo, y precisamente por su limitante de tamaño y peso, no es posible cubrir áreas tan grandes en tanto tiempo como lo haría una aeronave de fumigación convencional.

Por lo anterior, una vez finalizado el proceso de certificación de la aeronave de fumigación agrícola Aero Agro AA-100, lo que se puede esperar, es una alternativa altamente tecnológica y de bajo costo para el agro colombiano, desde el punto de vista de la agricultura de precisión, sobre todo para el pequeño y mediano empresario del campo, y también para el grande, en la medida que, cada vez que sean más reducidos los espacios de crecimiento de cultivos particulares en zonas del país y se requiera una amplia diversificación de propiedades, ya sea en el mismo tipo de cultivo o de variedades distintas circundantes, el Aero Agro AA-100, estará en la capacidad de llevar a cabo dicha labor.

 

COLOMBIA ELÉCTRICA. ¿Qué resaltaría del proceso de éste proyecto?

TOSHI NÚÑEZ: Este proyecto, al igual que el sector en el que se desarrolla es sui generis de por sí, me explico, como lo mencioné antes, no hay referentes en el país, o a nivel regional en el sentido estricto de aeronaves livianas para la fumigación agrícola, razón por la cual, desde el inicio y hasta ahora, nuestro equipo de Fumicaña® Ltda. no solo de ingenieros, si no de pilotos, técnicos y administrativos, mantenemos un aprendizaje continuo en la investigación de temas relacionados al proceso de certificación. Esto nos ha permito desarrollar y articular tecnologías y procedimientos propios, desde distintos campos del conocimiento, que han funcionado muy bien, y nos permiten estar ad portas de consolidar la primer aeronave liviana colombiana, certificada en el país, para la aplicación de servicios aéreos especiales y agricultura de precisión. Los dos aspectos más importantes que resaltaría serían, primero, el hecho de ser un proyecto 100% colombiano, con ingeniería y desarrollo nacional para el país, y segundo, la visión y dinamismo de Fumicaña® Ltda. para llevar a cabo semejante empresa.

Toshiro Núñez, líder del proceso de certificación, resalta que la articulación de nuevas tecnologías y procedimientos propios, ha permitido que se esté consolidando la primera aeronave liviana certificada en Colombia para servicios aéreos especiales y agricultura de precisión.